DOÑA PAULA PRESENTA SU REPORTE DE COSECHA 2020

Estamos en Junio y la cosecha parece lejana ya. En años normales estaríamos cosechando aún los últimos cuarteles, pero esta no ha sido una temporada normal. Ha sido la temporada más cálida en lo que va del siglo, junto a la 2009, teniendo en cuenta el ciclo vegetativo de la planta (meses de octubre a abril). Por otro lado, la acumulación de lluvias durante el verano, si bien fue cercana a los promedios históricos, se produjo en pocas lluvias de alta intensidad por lo que predominaron los días secos, con baja humedad relativa.

Estas condiciones climáticas favorecieron una rápida acumulación de azúcar en las uvas, por lo que la cosecha se adelantó en promedio 1 semana en el caso de las uvas blancas y en el caso de las tintas el adelanto fue de 2 a 4 semanas. Esta rápida acumulación de azúcares hizo temer por la evolución de los polifenoles (taninos). Para nuestra sorpresa, además de tener excelente sanidad en todas nuestras uvas, se logró una madurez polifenólica óptima, por lo que podemos afirmar que los vinos obtenidos tienen una calidad excelente.

Fenología

La temporada comenzó con una brotación levemente atrasada, pero dentro de las fechas normales (29 de septiembre para Malbec de Luján de Cuyo). Ya para la floración el ciclo comenzó a adelantarse unos días (4 de noviembre) y para el envero, que se produjo el 13 de enero en esta misma variedad, el ciclo presentaba un adelanto de 5 a 7 días. Este adelanto se hizo mucho más acusado durante la madurez de la uva, especialmente en las últimas semanas de febrero y principios de marzo debido a las bajas precipitaciones y altas temperaturas.

Temperaturas

En el siguiente gráfico puede verse con claridad que los meses de noviembre, diciembre, enero y marzo fueron más cálidos que el promedio histórico, especialmente este último mes, cuyas temperaturas promedio fueron fue 2,5°C superiores. Los meses de octubre, febrero y abril presentaron medias cercanas a las históricas.

Lluvias

Las precipitaciones registradas durante la temporada (octubre-abril) fueron levemente superiores a las medias históricas (319 mm vs 286 mm) sin embargo su distribución fue muy desigual, ya que hubo 2 meses lluviosos (noviembre y febrero) mientras que el resto de los meses fueron más secos de la media histórica. Especialmente el mes de marzo presentó sólo 3 lluvias cuando lo normal es que se registren entre 5 y 11 episodios.

Vinos

Luján de Cuyo

Blancos: los vinos blancos presentaron muy buena tipicidad varietal en general. En el caso de los Chardonnay encontramos muy buena acidez natural y mucha frescura, mientras que el Sauvignon Blanc, presenta aromas cítricos y tropicales, pero manteniendo una elevada acidez natural.

Tintos: Los vinos tintos presentan buena intensidad de color, aromáticamente son vinos muy frutados con una presencia de notas especiadas y a hierbas más marcada que otros años. En boca, los taninos son muy suaves y redondos, pero con una concentración en boca mayor a lo que estamos acostumbrados.

Valle de Uco

Blancos:

Los vinos blancos del Valle de Uco presentan una calidad excepcional que recordaremos por un buen tiempo, especialmente dada por una gran expresión aromática y un gran volumen en boca.

En el caso del Riesling, este año encontramos además de sus características notas a miel, cítricos y minerales, un intenso aroma a jazmín. Tiene un largo final de boca.

En el Sauvignon Blanc, se trabajó mucho en distintos puntos de cosecha por lo que tenemos aromas que van desde la menta, ruda y arvejas a la lima, pomelo, durazno blanco, quedando los vinos con mucha intensidad aromática y buen volumen en boca.

Para los Chardonnay, también se trabajó mucho en esta variedad buscando la combinación de frescura con exuberancia en el perfil aromático, por lo que estos vinos presentan en nariz notas cítricas, tropicales y minerales con mucha untuosidad en boca.

Tintos:

Se obtuvieron vinos con mucho color y un perfil aromático un poco más fresco que otros años. Presentan notas a frutos rojos y negros, muy minerales y unas notas a menta.

En boca muestran una acidez equilibrada y una concentración polifenólica óptima.

Las variedades que más se destacan en el Valle de Uco esta vendimia son Cabernet Franc, Cabernet Sauvignon y Malbec con gran frescura aromática, muy especiados y firmes taninos.

Conclusiones:

La cosecha 2020 será recordada como una cosecha especial por muchos factores: el clima muy cálido y su efecto sobre la madurez que adelantó el fin de la cosecha 4 semanas y por la presencia del Covid-19 y todas sus consecuencias en la forma de trabajar y en el estrés que provocó en la gente por la incertidumbre sobre su propagación. Al día de hoy y con los descubes terminados afortunadamente no hemos tenido casos de contagio dentro de la empresa.

Este año la coordinación minuciosa del equipo vitivinícola de cara a un buen volumen de uva a elaborar y teniendo en cuenta la capacidad disponible de la bodega, nos permitió sortear los desafíos de esta cosecha anticipada y elaborar cada uva en su mejor punto de madurez, todo ello de acuerdo a un plan maestro de cosecha.

Finalmente, los vinos obtenidos han sido sorprendentes por su expresión frutal y concentración.

Fabián Couto

Periodista gastronómico, entendido en vinos. Musicalizador y amante de la música. Observador perspicaz. DayTripper, Mimi Maura, Guía Oleo, fabiancoutoxp.com.ar